Texto 23
Seminario de Periodismo Digital - UNLZ
CAPITULO 14
 

Hacia una epistemología de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC's)

Lic. Rubén Canella

Introducción
Relación de la producción científica y su comunicación
El hombre y la técnica. Una aproximación a las etapas históricas con respecto a su relación
Hacia el paradigma científico moderno.
Relación de la ciencia con la técnica.
El devenir de la técnica en tecnología.
La narrativa en las industrias culturales en el siglo XX.
Evolución y ruptura de paradigmas.
Corrientes Ingenieril y Corriente Humanista ( de los 60 a los 90)
Internet y la democracia (Ingenieriles)

"Apuestas" presentadas en el año 2000: Kurzweil Vs Wolton
Kurzweil: Inteligencia Artificial
Predicciones sobre los ordenadores
Wolton : La tecnología ,es sólo tecnología, La comunicación se da entre los humanos, y las políticas las producen las sociedades.
.Desde los medios :Opiniones de actores destacados del ámbito del poder, la educación y la ciencia.
Conclusión

Bibliografía

 

Introducción

En el desarrollo del curso hemos presentado partes de una trilogía: un marco histórico, un marco social  y vemos como tercer punto un marco epistemológico.
En la introducción nos hemos referido a una idea de integración de saberes, y enunciamos que esta división de las disciplinas es sólo a título de organización ya que tendemos a un pensamiento organizado en un sistema integrado.
Ya en el esquema histórico presentado en la Sociedad de la información  aparecen en la columna del conocimiento, a lo largo del eje temporal una serie de “modos de relacionarse con la ciencia”. Es en este sentido que incluimos el marco epistemológico.

Confieso que resulta un poco extraño vincular en un curso de Periodismo Web, que se supone técnico o de nuevas tecnologías, un tema reservado a la filosofía de la Ciencia o a los investigadores científicos para definir las teorías a las que adhieren o no para ordenar su investigación.
La justificación que surge está enunciada o prefigurada en los términos “paradigma” o “nuevo paradigma”. Y precisamente los TICs son el elemento tecnológico que irrumpe en la sociedad como un catalizador precipitando y acelerando cambios en distintos órdenes como hemos visto en el apartado anterior. Estos cambios corresponden a principios y posturas de la ciencia (o de los científicos ) frente a la tecnología.

Desde el punto de vista científico encontramos divergencias fundamentales que ponen en juego la misma concepción de hombre que se forjó en Occidente en los últimos 25 siglos, por otra parte estamos viviendo una situación de crisis del paradigma científico positivista y neo positivista que da respuestas desde el principio de la modernidad hasta nuestros días. Ha recibido duras críticas a lo largo del siglo XX desde el pensamiento posmoderno y que en este lustro empieza a consolidarse en el paradigma de la complejidad.
La imposibilidad de poder definir a las nuevas situaciones con los viejos criterios del paradigma de la simplicidad hace que lentamente surja una comunidad científica que comienza a trabajar en la convergencia de los campos disciplinares y científicos, (como referencia podemos citar a las ciencias cognitivas y a la ingeniería genética, hay otras.)

Como comunicadores de un nuevo medio, que está naciendo en un marco de audiencia mundial, al comienzo del siglo XXI se requiere al menos conocer los principios fundamentales de las posiciones, para no ser “opinólogos” de temas como la clonación, la programación genetica, la inteligencia artificial, la brecha informática o la globalización entre otros temas.

Las corporaciones globales establecen agenda y se acepta el sentido que se otorga a algunos temas.

El objeto del texto que sigue es hacer un recorrido señalando algunos autores que en los últimos años han mostrado preocupación por la relación entre el hombree y la tecnología, para acercarnos a dos grandes temas:

1. El cambio de paradigma y la brecha entre educación y ciencia que esto provoca.
2.Las diferencias entre ciencia, tecnología y sociedad vs ciencia,  tecnología y conocimiento, o la brecha entre "ingenieriles" y "sociales."

Recorreremos tres niveles de tratamiento ( de lo particular a lo general)

  1. Relación de la producción científica y su comunicación o difusión a los distintos destinatarios. En este punto seguimos a Eliseo Verón en “Entre la epistemología y la comunicación”.
  2. La relación del hombre y la tecnología
  3. La caracterización del paradigma de la complejidad (desarrollado en el texto 06: "Caracterización del paradigma de la complejidad")

Relación de la producción científica y su comunicación

Trataremos de esquematizar el texto de Verón “Entre la epistemología y la comunicación”(1)

Ciencia = conjunto de hechos institucionales

Investigador (profesor investigador) = funcionario adscrito a una organización con:

  • Normas colectivas (que definen objetivos).
  • Problemática de reclutamiento y de recursos humanos
  • Infraestructura tecnológica (laboratorios).
  • Jerarquía de poder
  • Lógica presupuestaria
  • Gestión administrativa
  • Control permanente de calidad de trabajo

(paralelismo con la empresa industrial)

Producto = conocimiento

¿Quién es el consumidor de ese conocimiento? Son varios (cuatro tipos de destinatarios que se enuncian al final del artículo).

El discurso de la ciencia y el discurso de los medios no tiene el mismo estatuto.

Científico = producir saber

Mediático = Transmite Información

Esto es discutible, los medios no reflejan, ni reproducen: producen la realidad social de que se habla.

 “Podemos pensar que este paralelismo no es enteramente satisfactorio, a partir de la intuición de que el discurso de los medios de información y el discurso científico no tienen el mismo estatuto. Puede aducirse, por ejemplo, que el discurso calificado de "científico" como hemos visto a propósito de la génesis lingüística de ese adjetivo, es el discurso en el que se produce saber, mientras que el discurso informativo en la televisión o en la prensa se limita a transmitir información, sin producir realmente nuevos conocimientos o saberes. Y sin embargo esto es discutible. Yo escribí un libro, hace algunos años, en el que intentaba mostrar que los medios informativos no reproducen ni reflejan nada: producen la realidad social de la que hablan (Veron 1981). Habría entonces, en ambos casos, una dimensión productiva importante.”

 

Ciencia

Medios

El objeto de ciencia se construye con:

  • Conceptos
  • Teorías
  • Dispositivos

El objeto de los medios se construye con:

  • “La Actualidad”
  • Conceptos
  • Teorías
  • Dispositivos

“Si cruzamos ahora los dos paralelismos que hemos sugerido (el de la institución científica y la empresa industrial, por una parte, y el de la institución científica y el medio de información, por la otra parte) podemos quizás avanzar un paso más. En cuanto al segundo paralelismo está claro que existe una diferencia importante entre las dos instituciones. Es obvio que la cuestión de si la información hoy en día es o no propiamente un producto, una mercancía, no es una pregunta baladí. Volveremos sobre ella. Pero es claro en todo caso que si queremos aplicar esa noción de mercancía, se trata de una mercancía masiva, como suele decirse: la institución mediática hace circular y difunde esa mercancía (la información "de la actualidad" del mundo) directamente al mercado, destinándola a cada uno de nosotros como ciudadanos, igual que cualquier otro producto de consumo masivo. A pesar de las múltiples mediaciones el destinatario final de la actividad industrial de nuestras sociedades es el mercado de consumo. Mientras que el producto "conocimiento científico" no parece, justamente, tener a priori ese destino: volvemos, bajo otro ángulo, a la cuestión del carácter endógeno de ese conocimiento, el cual parece ir destinado, por lo menos en principio, a la misma comunidad restringida de la que parte.”

(...)Podemos por tanto sospechar, como hipótesis de trabajo,que existe algo en la profesión de investigador científico que lo diferencia de otras profesiones. El arquitecto, el abogado, el notario no son percibidos como investigadores por su sociedad: incluso aunque su actividad repose en unos saberes prácticos que presupongan conocimientos, sabemos que éstos aplican conocimientos y técnicas que no han producido ellos. En medicina la distinción entre un médico (un practicante, como se dice) y un investigador (productor de conocimientos en biología humana) es muy clara

(...)Un emisor cualquiera (personal o institucional) no puede comunicar sin situarse él mismo, y al mismo tiempo situando al receptor al que se dirige, con relación a lo que dice. Por ello hablaremos de emplazamientos, que denominaremos enunciador (el lugar del emisor) y destinatario (el lugar del receptor). Un acto de comunicación es la puesta en relación de ambos emplazamientos. Un mismo emisor podrá construir emplazamientos diferentes en sus diferentes actos de comunicación, de ahí la importancia de distinguir bien entre emisor y enunciador, y receptor y destinatario. El estudio de esos lugares y de sus relaciones es un aspecto de lo que hoy se conoce, en las ciencias de la comunicación, como el análisis de la enunciación (Fisher y Frankel 1983; Fisher y Veron 1986; Culioli 1990).

Desde el análisis de la enunciación se pueden caracterizar cuatro situaciones de comunicación de discursos científicos.

  1. Comunicación endógena intradisciplinar:
    1. El enunciador y el destinatario están en el mismo sector de la misma disciplina.
    2. Enunciador y destinatario científicos
  2. Comunicación endógena interdisciplinaria:
    1. En el interior de las instituciones científicas
    2. Contacto de diferentes campos disciplinares.
  3. Comunicación endógena transcientífica: divulgación científica.
    a. El enunciador es científico el destinatario no lo es,
    b. Divulgación científica
  4. Comunicación exógena sobre ciencia desde un medio, un periodista explica a la audiencia.
    a. El enunciador y el destinatario no son científicos
    b. Divulgación social mediática

    Destacamos la utilidad de esta clasificación para identificar las diferencias entre investigación periodística (periodismo de investigación) y la investigación científica en Comunicación Social y Periodismo.

HACIA UNA ESPISTEMOLOGÍA DE LAS TIC's
Una aproximación a las etapas históricas con respecto a la relación del hombre y la técnica.

 Siguiendo  a Koyré en “Pensar la ciencia”, “la relación entre la filosofía y la técnica o, más exactamente, la historia de las actitudes de la  Filosofía y los filósofos (tomando esos términos en su acepción más amplia) ante la técnica y, en particular hacia la máquina. (...) La curva que describen estas actitudes  es muy curiosa, y puede resumirse como sigue: va desde la resignación sin esperanza(antigüedad) a la esperanza entusiasta (época moderna) para volver a la resignación desesperada (época contemporánea). A lo que hay que añadir, sin embargo, que la filosofía antigua se resigna a la ausencia de la máquina, mientras que el contemporáneo se ve obligado a resignarse a su presencia”, Pp 71. Siguiendo el concepto de Koyré esto expresa la evolución normal de las actitudes humanas y sin lugar a dudas, salvo en raras excepciones, lo que preocupaba  a los filósofos no era la máquina como tal, ni tampoco la máquina como realidad técnica, sino la máquina como realidad humana y social.

La cuestión filosófica con respecto al maquinismo, no es en función del papel de la máquina en la producción, sino en función de su influencia en la vida humana y en función a las transformaciones que provoca el desarrollo del maquinismo y por consecuente las alteraciones que puede provocar en la humanidad.

En el mismo sentido, seguimos a Mitchan en “tres formas de ser con la tecnología"donde resume tres actitudes históricamente situables del hombre respecto de la tecnología.

1)     El escepticismo antiguo (toda tecnología es sospechosa)

2)     El optimismo ilustrado (promociona a la tecnología como la quinta esencia del progreso y el conocimiento)

3)     El desasosiego romántico (que promueve una actitud ambigua. Por un lado es un aspecto de la creatividad humana, por otro termina debilitando los lazos de afecto social)

Siguiendo en estos conceptos a Luis Baggiolini, pp 12, Anuario 1995:

“Si bien Mitchan define estas tres actitudes en relación a la tecnología en momentos históricos bien determinados, pueden también estos –y aquí corremos el riesgo, de tal torsión – ser considerados como “tipos”, es decir tres formas de pensar la relación del hombre con la tecnología”.

Retomaremos estos criterios taxonómicos más adelante.

Algunos elementos para pensar en los procesos que llevaron a los cambios de paradigmas.

Por el momento avanzaremos en otro sentido delimitando las relaciones del saber en las etapas anteriores a Galileo.

“Todos las civilizaciones humanas siempre han atribuido un valor al saber, al menos a un cierto saber, el saber mágico o el saber sagrado, el saber del poder, no el saber de la intelección”. Koyré pp 97.

Cuando el saber de la intelección es aceptado socialmente, es abarcado o tolerado por el saber del poder, que según las etapas del desarrollo histórico en que se encuentra la sociedad. En el principio este poder se encuentra en el mito y sus administradores, en la sociedad aristocrática en Grecia, en la Iglesia y la nobleza en la Edad Media, desde la revolución francesa, en la burguesía en la Era Industrial, y en los núcleos del poder económico tecnológico en la Era Post Industrial. Cada una de estas etapas a grandes rasgos se caracteriza por una relación entre el saber del poder, y el saber de la intelección. Ocasionalmente la búsqueda del saber de la intelección, cuando madura y desafía lo conocido y lo establecido genera una ruptura en su paradigma, preparando el campo para el paradigma siguiente.

Podríamos inferir que cualquier afirmación presentada y aceptada como válida en una etapa, será considerada como un “atentado” al copus del saber social (léase “jaque al saber del poder”) en la etapa anterior, y cuando la misma afirmación se presenta en una etapa posterior se verá como retrógrada.

Tomemos, por ejemplo, la posición frente a la explotación de los recursos naturales en América. Un paradigma “atrasado” mantuvo un consumo de lo necesario para la subsistencia, rasgo común de todos los habitantes originarios de América de Sur a Norte o África. El paradigma industrial lleva a la explotación de los recursos hasta su agotamiento. Hoy a través de Greenpeace se señala desde el saber de la intelección, que, coincidente con el saber del poder del paradigma anterior, debe hacerse un uso racional de los recursos. Pero las decisiones del saber del poder (actual) no corrigen el modo de operar y la depredación sigue en todo orden.

Los símbolos manifiestos en el discurso son las especies silvestres en extinción, pero sucede con el agua (sólo el 1% del agua del planeta es potable), que paulatinamente se contamina, acotando las alternativas de vida en el planeta toma así el saber del poder del paradigma industrial los elementos esenciales para la vida, como bienes escasos de consumo, por lo tanto como un valor económico para acaparar, y no un bien social para preservar y multiplicar.

En este sentido podemos pensar que en el desarrollo social de la humanidad, se han seguido pasos de avance y pasos de subordinación del saber de intelección al saber del poder, que fue manifestándose en formas propias.

Vemos a través del texto fragmentado de Koyré un tránsito entre la resignación antigua, y el desasosiego romántico.

“Una oración célebre descripta por Aristóteles dice: “la esclavitud dejaría de ser necesaria si las lanzaderas y los plectros pudieran ponerse en movimiento por sí mismos.” Koyré pp 72.

“...La máquina, que es la inteligencia técnica del hombre, mantuvo su promesa. Corresponde a su inteligencia política y a su inteligencia sin más el decidir para qué fines empleará el poder que ésta puso a su disposición.” Pp 85.

“...Nuestro mundo podemos decir que ha sufrido cambios debido a la civilización industrial ,puesto que ha “desnaturalizado”el planeta con respecto a su realidad de origen, sustituyendo el medio natural por el artificial, llevándolo de un ritmo natural a un ritmo provocado por un medio fabricado. El esquema biológico por el esquema mecánico, que el pensamiento moderno sustituye, paralelamente, se podría decir que la técnica preindustrial era una técnica de adaptación a las cosas y que la técnica industrial es la explotación de las cosas. Se podría añadir  incluso que la técnica moderna es la de la creación de las cosas.” Pp 86.

Un rasgo constitutivo de esta manifestación desde el principio, en el mundo mítico, es la aceptación de la limitación humana, y su trascendencia espiritual. En el mundo de la sabiduría, se definen las cosmogonías donde los pueblos reconocen a su creador y creador de la tierra quien ha presentado a través de los sacerdotes (al saber del poder) las normas de convivencia. En el mundo de la filosofía griega, la razón se separa del mito, generando ruptura en la concepción politeísta sobre la relación trascendente del hombre y los dioses; así con Aristóteles, se presenta la idea del primer motor: un dios único.

Hacia el paradigma científico moderno.

En el desarrollo histórico desde Aristóteles hasta Galileo, se produce una cultura aristocrática. Señalamos dos causas que separan un paradigma de otro: la relación de la ciencia con

a)     La técnica.

b)     La riqueza.
Siguiendo a Koyré

“El desprecio era un rasgo común de las civilizaciones aristocráticas (incluso entre otras). Los griegos al mismo término que significa artesano, lo convierten en despreciable y se aplica a todas las técnicas, todo lo que es artesanal o manual comporta vergüenza y deforma el alma al mismo tiempo que el cuerpo, porque el ejercicio de un oficio determinado entorpece e impide su desarrollo armonioso, el alma por que la industria tiene como meta `satisfacer lo que hay de inferior en el hombre, el deseo de riqueza...´ (...) por eso el desprecio que se tiene por el artesano se extiende al comerciante: en relación con la vida liberal que se dedica a los ocios del estudio intelectual (otium)el negocio (neg-otium),los negocios, en la mayoría de los casos, no tiene más que un valor negativo; la vida contemplativa dice Aristóteles, es superior a las formas más altas de la actividad práctica. La contemplación, escribirá, Plotino, es el fin supremo de la acción; la actividad no es más que la sombra, el debilitamiento, el acompañamiento.” Koyré, Pp 89.

“Durante mucho tiempo las artes mecánicas han sido despreciadas. Si bien mecánico ya no se confunde con servil, por una parte se opone a liberal como en la antigüedad y por otra, se opone a noble.” Pp 93.

Esta posición de la búsqueda del saber (orientada por lo que el poder quería) genera una ciencia sin exactitud. La técnica y la ingeniería se miran con desdén tal como al “ateo” de Aristóteles, señalado así por sus contemporáneos. También corría una suerte similar Galileo cuando desde la ciencia se atrevía a contradecir a los dogmas instalados en el poder. Con Galileo se sienta una nueva etapa: la ciencia moderna.

Los objetivos de búsqueda teóricas propician la creación de instrumentos. Cabe aclarar que no es un camino inverso, de la experiencia no se llega a la ciencia.

“La ciencia finalmente comienza a introducirse en prácticas puramente empíricas: Leisured classes empleaban su ocio en el ejercicio del pensamiento científico. El saber científico significa respeto y prestigio para el que lo posee. De esta manera pueden crearse las escuelas científicas.

Todas las civilizaciones humanas siempre han atribuido un valor al saber, al menos a un cierto saber-es el saber mágico o el saber sagrado, el saber del poder, no el saber de la intelección.” Koyré, Pp 94.

“Platón y la relación de la riqueza y la ciencia: Platón enseña el desprecio de las riquezas y de la “crematística” ,es decir el arte de enriquecer y ganar dinero, sabe muy bien y nos lo dice, que este desprecio no está difundido en el mundo y que, al contrario, la pasión por las riquezas, el amor a la ganancia el voraz apetito del oro y la plata, domina a todo y a todos y que es incluso la única y exclusiva razón por la que ninguna ciudad quiere molestarse por investigar las ciencias, ni en general nada de lo que es bueno y bello, debido a todo esto es indudable que la antigua sabiduría nos enseña a renunciar, a prescindir de cosas que deseamos o podríamos desear, las buenas cosas de este mundo; y que la no sabiduría moderna se aplica al ,contrario, a satisfacer nuestros deseos e incluso a provocarlos; es igualmente cierto que la enseñanza de los filósofos expresa y refleja el espíritu de su tiempo. Pero no lo expresa necesariamente de una manera directa. Frecuentemente lo refleja a contrario. Los filósofos, las prédicas y los sermones de los teólogos, toman a menudo la realidad cotidiana a contrapelo; la condenan y, a la escala de valores, a las reglas de conducta y a las instituciones sociales admitidas y aceptadas, oponen sus propios ideales; y lo hacen de una manera tanto más violenta cuanto mayor es la distancia entre lo que es y lo que debe ser...” Koyré pp 104

Relación de la ciencia con la técnica.

“La construcción de aparatos presupone una colaboración estrecha entre científicos y artesanos y, en estos últimos, una habilidad técnica de ningún modo despreciable. K, pp 105.

“El oficio de ingeniero se disocio muy lento y muy tardíamente del de mecánico y sólo en la medida en que deja de ser un oficio manual y se convierte en un oficio científico.” Pp 107.

“En la antigüedad el oficio de profesor nunca fue altamente cotizado; la fama de los sofistas es una prueba de ello.” Pp 108.

“El ingeniero debe ser ingenioso y dócil a la ciencia: pues el genio sin la ciencia ni la ciencia sin el genio pueden hacer un artista perfecto. Y que sea letrado, hábil en el dibujo, instruido en la geometría, que conozca numerosas historias, que haya escuchado diligentemente a los filósofos, que sepa de música, no sea ignorante de la medicina, que conozca las decisiones de los jurisconsultos, que tenga conocimiento de la astrología y de las leyes del cielo. Ahora bien no me parece que los ingenieros antiguos hayan buscado mucho, no transformaron ni los carros que circulaban por los caminos, ni los navíos que entraban en sus puertos...no supieron domeñar ni la fuerza hidráulica, ni la del viento (ni la del caballo),ellos simplemente han construido aparatos que no tenían ninguna utilidad práctica, simplemente mecanismos que aseguraban la apertura automática de puertas que se ubicaban frente al altar donde encendían el fuego y simples juguetes, como la famosa eolipila o la fuente llamada de Herón.” Koyré pp 109.

“En los siglos XVI  y  XVII  grandes descubrimientos astronómicos y geográficos provocaron un ensanchamiento prodigioso del mundo, impulsaban a la invención, a la búsqueda de lo nuevo.” Koyré pp 112.

“Galileo y Huygens realizaron y publicaron trabajos de ciencia aplicada, el científico griego despreció el trabajo y las cuestiones mecánicas, en otras palabras, por que la ciencia griega no elaboró tecnología.” Pp 113

“La existencia de un pensamiento técnico, práctico, esencialmente diferente del pensamiento teórico de la ciencia. El pensamiento activo, operativo, para emplear, la habilidad manual de los oficios  y las reglas de las artes y estas reglas son las que transmitiéndose de generación en generación, acumulándose y combinándose formaron el tesoro del saber empírico saber pre-científico pero, no obstante, saber, que permitan el perfeccionamiento y desarrollo del avance. En este sentido se sembraría la semilla de la tecnología que hoy es parte constitutiva de nuestra vida.” Koyré. Pp 115.



El devenir de la técnica en tecnología.

En la última parte del siglo XIX se han incorporado al clásico debate sobre la ciencia y la técnica algunos otros factores de preocupación sobre el avance técnico en la vida del hombre que llega a afectar al mismo concepto de hombre que se ha construido a lo largo de la historia de occidente.

Partiendo de Ernest Haeckel  (1889), Naturliche Schopfung Sgeschicht en su comparación de Darwin con Copérnico. Pasando por las heridas al narcisismo de la humanidad, presentadas por Freud (1915-1917) décima octava lectura de introducción al pscicoanálisis: Copérnico, la tierra no es el centro del universo; Darwin, el hombre evoluciona de seres inferiores; Freud, la razón no es todo, existe el inconsciente y se ordena en otra lógica.

Siguiendo a Bruce Mazlish (1967),la cuarta discontinuidad, publicado en “Tecnology And Culture”vol 8 numero 1, pp 1 a 15.

En este artículo se avanza  sobre una cuarta “herida narcisística” la continuidad /discontinuidad hombre / máquina.

El hombre como creador de tecnología y que a su vez comienza a desarrollar su propia evolución: el desarrollo de la tecnología se separa de la voluntad del hombre.

Estos postulados comienzan a presentar lados cuestionables con el devenir de los nuevos objetos del desarrollo científico tecnológico, la inteligencia artificial, la robótica diseñada para autoasistirse, realidad virtual, las redes digitales de globalización y en otro orden de cosas los avances en genéticas (reproducción invitro, clonación) y cirugías de transplantes de órganos y microcirugías de inclusión de artefactos proporcionan un cambio con respecto al concepto que el hombre viene creando de si a lo largo de la historia del pensamiento de occidente.

La narrativa en las industrias culturales en el siglo XX.

Aparecen ciertos discursos en la literatura y en el cine sobre cuestiones que en origen pueden resultar opuestas al pensamiento racional. El hombre se siente amenazado por la máquina desde Erewhon, la utopía negativa de Samuel Butler (1872) y Frankenstein, de Mary Shelly, que aparece en la semiosis una y otra vez a lo largo del siglo XX.

Desde las posibilidades fantásticas de la creación de un hombre con partes de otros a la creación de un personaje mitad robot mitad policía en Robocop, pasando por nuevas realidades sociales donde se cambia el valor humanitario que se encuentra desde el principio de los tiempos desde que el hombre toma conciencia de sí, como rasgo social de todas las culturas y la nuestra, de la cristiana sepultura a los muertos por otros: Nuestra realidad hoy incluye una variante que es la donación de órganos para  ser reciclados para otros seres humanos.

En otro sentido con el avance de la realidad virtual y los sistemas de redes que facilitan el procesamiento de  millones de datos en sólo segundos aparecen otros temores que se manifiestan en otros discursos literarios cinematográficos como por ejemplo Matrix y Enemigo Público.

En Matrix el desarrollo de las máquinas ha superado al hombre, y lo tiene engañado viviendo en una realidad virtual, valiéndose de los humanos como productora de energía, baterías para continuar con el sistema y su dominio. En el segundo caso los sistemas de vigilancia organizados por el estado destruyen la privacidad de los ciudadanos llegando a suprimir su identidad frente al sistema de redes digitales.-

En publicaciones recientes encontramos que la utilización mayoritaria de Internet es por jóvenes y niños. Las encuestas hechas a padres revelan tendencias de preocupación por la falta de control en la red sobre temas sexuales. En otros informes señalan que el negocio vinculado al sexo y la pornografía en el año 2003 llegarán a valores equivalentes al trafico de drogas o de armas. (Noticias nro 1213 – 25 de marzo de 2000. Sexo.com).

El sexo virtual como práctica para millones de personas también atenta contra principios tradicionales y morales de la relación humana.

En otro orden de cosas y a través de los sistemas bancarios y crediticios con la utilización de tarjetas de créditos y tarjetas de premio al consumo otorgando puntaje quedan registrados no sólo los gastos sino el tipo de consumo con los productos específicos permitiendo organizar bases de datos  de usuarios.

Este devenir ha permitido el desarrollo del maquinismo, nuevamente acompañado del saber del poder, con la caída de la nobleza y el advenimiento de la burguesía ha permitido el desarrollo de la revolución industrial, donde la investigación científica ha tenido una importancia central en lograr cosas nunca antes logradas.

Como impacto en la humanidad podemos mencionar además de todas las maravillas que aporta la sociedad de consumo, de la comunicación, el desarrollo en el campo militar desde la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki al bombardeo misilístico de Bagdad o Kosovo, centran el orden de lo que el saber del poder hoy impone.

El alto desarrollo de la ciencia de hoy nos permiten enunciar irónicamente que terminó la época de la barbarie, en que los hombres en la guerra se mataban de a uno y frente a frente. Pero el saber del poder, creado para la guerra, también se aplico en otros contextos civiles.

Hoy el impacto de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación separan al mundo en integrados o excluidos (¿apocalípticos?).

Podemos seguir en este pensamiento evolutivamente a las semiosis de la aldea global (Marshall Mc Luhan), Apocalípticos e integrados, (Umberto Eco) y “La tercera ola” (Toffler). Siguiendo los conceptos tofflerianos aplicados a los estudios históricos de desarrollo, agrícola, industrial e informatizado, en nuestra sociedad Argentina conviven los tres estadios de desarrollo (solo a modo de ejemplo, escuelas que han recibido computadores y no tienen luz eléctrica en los sistemas de escuela rancho en  Santiago del Estero, ejemplo no presentado como excepción.).

Antes de entrar en las características particulares de la web y el impacto para países periféricos, objeto de estudio aplicado a la investigación mayor, volveremos a autores que en el siglo XX han presentado su visión sobre el impacto de la tecnología en la sociedad y cómo se crea un nuevo perfil de hombre distinto al que ha construido a lo largo de la historia de occidente de cosmovisión judeocristiana.

Algunos de ellos ponen una óptica de pérdida sobre la concepción tradicional. Otros se muestran entusiasmados con la creación del nuevo orden tecnológico, mirando al futuro, sin reflejar, sin referenciar al pasado.

Evolución y ruptura de paradigmas.

En este desarrollo se van rompiendo determinadas ideas de lo que el hombre es mantenido por un sistema de saber poder, que deja paso a otro saber poder:

- la tierra es el centro del universo

- el hombre es el rey de la creación.

- la razón es la diferenciación entre el hombre y los animales.

- el hombre se diferencia de las máquinas que son su producto artefactos.

- el hombre es un ser libre, y tiene derechos inalienables como su vida privada.

La realidad prevé superar a la ciencia ficción, el desarrollo de la inteligencia artificial, la realidad virtual, el desarrollo de microchips a tamaños moleculares, y la implantación de éstos en los seres humanos terminan creando un concepto de hombre subordinado e integrado a un nuevo orden de saber poder (hombre digital). Curiosamente los autores más entusiastas de este desarrollo tecnológico pierden la perspectiva histórica de donde venimos y hacia dónde vamos en un sentido teleológico.

Tampoco identifican quién es el poder que abona a este saber, que financia este desarrollo científico, y con qué objeto.

Con más dudas que certezas podemos señalar los peligros inmediatos que encontramos para la sociedad en el sentido de la integración planetaria de la www, la autopista informática, la red global de la nueva aldea.

El primer efecto desde el punto de vista social es que se señala un corte entre informatizados y analfabetos informáticos. Integrados o excluidos (Quien no está conmigo, ¿está en mi contra? Tal vez una nueva exigencia de sometimiento al nuevo orden.). Esto arma una segmentación y una fragmentación que integra a los ciber ciudadanos. El ciber espacio es la no patria, la no bandera, y el no lugar.

Anteriormente enunciamos la existencia de tres posturas históricas para Koyré y para Mitchan y que coexisten en la actualidad para Bagiolini, siguiendo a esta última propuesta, tenemos tres actitudes:

1)     El esceptismo antiguo

2)     El optimismo ilustrado

3)     El desasosiego romántico

Desde Galileo a la actualidad podemos señalar los siguientes paradigmas científicos:

1)     el universo de Galileo

2)     la física de Newton

3)     el origen de las especies de Darwin

4)     la electricidad y las ondas electromagnéticas

5)     el mundo relativo de Einstein

6)     la teoría de los sistemas

7)     de la Complejidad (de la incertidumbre, del caos)

Con estas dos categorías podemos cruzar posturas y paradigmas y crear un mapa para poder ubicar a los distintos autores que han dejado huella en el tema de la relación de la tecnología y su impacto en la sociedad y en la persona humana. Esta taxonomía demanda un esfuerzo importante y no es el objeto de este trabajo.

Corrientes Ingenieril y Corriente Humanista ( de los 60 a los 90)

En esta línea de ideas pero simplificando a dos posiciones por razones operativas encontramos que en la segunda mitad del siglo XX se ha alineado una serie de discursos que señalan el impacto creciente de la tecnología en el hombre, como también otros discursos que reúnen los méritos del avance tecnológico. En este punto, creo necesario recordar la existencia de diversos conceptos de hombre. Desde la perspectiva de los críticos de la tecnología que vamos a llamar “humanistas” dan por supuestos como valores constitutivos del hombre, el cúmulo de conceptos arrastrados desde Aristóteles hasta Freud. En este sentido con el objeto de definir más nuestra postura y siguiendo a Norbert Elía, creemos en la unidad interactiva de hombre y sociedad en relación a sus estructuras psíquicas, sociales y su incidencia reciproca a la larga en varias generaciones. Lo que de ambos lados de la tecnología se señala tanto por los detractores como por los defensores, se enuncia que se trata de un cambio de cultura.
Siguiendo a Mitchan llamaremos corriente ingenieril (pro-tecnología) y corriente humanística (crítica al avance sin límites). Una vez presentadas algunas cuestiones entre ciencia, tecnología y sociedad en el pasado clásico y el cambio de paradigma presentado por Galileo, según la visión de Koyré retomamos algunas de las ideas enunciados anteriormente, sobre las tres formas de pensar la relación con la tecnología. Incluimos una descripción de Mitchan en un trabajo de integración sobre diversos materiales escritos al respecto en los últimos cuarenta años. Menciona siete obras, de las cuales cinco son colectivas integrando a cada lado de la postura 66 y 88 autores respectivamente.

Siguiendo a Carl Mitcham -en “Para comprender ciencia, tecnología y sociedad” “...El nivel inmediato muestra que los estudios CTS (Ciencia, Tecnología y Sociedad) comenzaron en Norteamérica y Europa durante los años sesenta y setenta, como una reconsideración crítica del papel de la ciencia y la tecnología en la sociedad. Éste fue el período de la firma del tratado de limitación de pruebas nucleares, del comienzo de los movimientos medioambientales actuales, y de la crítica académica a la tradición positivista de la filosofía de la ciencia. Hay que señalar en este orden de cosas, la aparición de dos libros, tempranos –publicados ambos en 1962- y de considerable influencia, como son Silent Spring de la bióloga naturista Rachel Carsons y La estructura de las revoluciones científicas del físico e historiador de la ciencia Thomas Kuhn. Que dos obras dispares  pudieran, a pesar de su disparidad, alimentar la corriente de acción y reflexión de los estudios CTS, es parte de su significativa historia.

Sin embargo, de hecho hubo dos vertientes de los estudios CTS: una fue su vertiente de movimiento social y la otra como programa académico.” Pp9.

“Durante la Edad Media (...) la ciencia y la tecnología se concibieron como empresas básicamente separadas, sujetas a una guía externa a ellas (...) Consistió en un cambio de la política a la religión, del Estado a la iglesia (...) Y el consenso cultural aceptado mayoritariamente mantenía que ni la ciencia ni la tecnología podían estar adecuadamente situadas al margen o con independencia de cualquier tipo de dirección sociocultural. (...) El acercamiento moderno a las relaciones entre ciencia, tecnología y sociedad supone una gran ruptura en la historia de Occidente surgiendo dos proposiciones:

-         Primera: la ciencia y la tecnología deben caminar conjuntamente y debe favorecerse su influencia.

-         Segunda: la ciencia y la tecnología deben liberarse del control religioso y político. Esto es, la recientemente unida ciencia-tecnología, o lo que hoy en día se llama “tecnociencia”, debe tener su autonomía cultural.” Pp. 11.

“El esfuerzo de estos programas de investigación supradisciplinares y no reduccionistas ha creado, desde la mitad del siglo XIX hasta finales del XX, un impresionante cuerpo de conocimiento que en continuo aumento forma la médula del campo de estudios CTS. Este logro se ha analizado de forma diferente (vid. Steven Yearley 1988, Andrew Webster 1991, Steve Fuller 1993, y Andrew Pickering 1995). Los resultados se han resumido también en diferentes series de informes interdisciplinares realizados por varios autores. Los ejemplos más granados de las últimas tres décadas del siglo XX son los siguientes:

-         Ina Spiegel-Rösing y Derek de Solla Price, eds., Science, Technology and Society: A Croos-Discplinary Perspective (1977), con 15 capítulos escritos por 16 autores con un total de 607 páginas.

-         Paul T. Durbin, ed., A Guide to the Culture of Science, Technology and Medicine (1980), con nueve capítulos, escritos por diez autores, en 763 páginas.

-         Sheila Jasanoff, Gerald E. Markle, James C. Peterson, y Trevor Pinch, eds. Handbook of Science and Technology Studies (1995), con 28 capítulos escritos por 42 autores y un total de 820 páginas.

(...) Pero la comunidad tecnocientífica, hablando desde ella misma acerca de una evaluación alternativa, ha presentado también un contrarresumen (...) que fue editado por Julian Simon y Herman Kahn en The Resourcefoul Earth: A Response to Global 2000 (1984) compuesto por 21 capítulos escritos por 24 autores y que ocupa 593 páginas, una segunda versión fue editada en solitario por Simon bajo el título The State of Humanity (1995), en 58 capítulos, con 64 autores y que abarca 660 páginas.” Pp. 14.
La cuarta Discontinuidad (posiciones de "Humanistas")

En el sentido  humanístico tomamos el texto de Bruce Mazlish “La cuarta discontinuidad”, en el tránsito de las heridas narcisísticas presentadas por Freud:

Copérnico, la tierra no es el centro;

Darwin, el hombre evoluciona de los animales;

Freud, el hombre no es sólo razón, tiene un aspecto inconsciente no racional.

Y agrega una cuarta causa, la discontinuidad entre el hombre y el artefacto. Sobre tal cuestión nos señalará que tal discontinuidad se ha perdido desde que se incluyen en el cuerpo humano diverso tipo de  prótesis impidiendo distinguir productor de producto. “Mi tesis ha sido la de que el hombre se encuentra en el umbral que le permita irrumpir más allá de la discontinuidad entre él y las máquinas. Por una parte, estos se puede percibir ahora en su propia evolución como inextricablemente entretejida con su uso y perfeccionamiento de las herramientas de que la máquina moderna es únicamente la última extrapolación. Ya no podemos pensar en un hombre sin máquina. Por otra se debe que el hombre moderno percibe que los mismos conceptos científicos ayudan a explicar su propio funcionamiento y el de sus máquinas.” Pp. 190.

El texto precedente fue publicado en 1967, muy lejos de los conceptos actuales de biotecnología, fecundación in vitro, clonación, genoma humano. Las cuatro heridas narcisísticas al concepto de hombre van dando explicación científica donde antes había explicación religiosa. Hay un duro desplazamiento para la cosmogonía judeocristiana.

Uno de los rasgos distintivos del homo sapiens, que reconocen los antropólogos como conciencia de sí, es el entierro de los muertos. Hoy un rasgo de humanidad es" reciclar" a nuestros muertos a través de sus órganos. Paul Virilio, en “el arte del motor” señala que a través de la biotecnología y la micro biotecnología se incluyen artefactos en el hombre para lograr rendimientos superiores de las prestaciones corporales. En este sentido cita Virilio: “Escuchemos a Marvin Minsky alabarnos este tipo de reconstrucción fisiológica: “esto significa que uno podrá tener dentro de su cráneo todo el espacio que quiera para implantar sistemas y memorias adicionales. Entonces poco a poco podremos aprender más cada año, añadir nuevos tipos de percepción, nuevos modos de razonamiento y nuevas maneras de pensar y de imaginar” publicado en Art Press, número especial Nouvelles Technologies 1991.”

Estamos conceptualmente ante la justificación de la creación del monstruo que si tomamos la expresión de la literatura llevada al cine la encontraremos en distintos grados de pertinencia con el paso del tiempo desde Frannkestein, Robocop, Blade Runner o Matrix, manifestando un tránsito de villano a héroe.

Siguiendo con los postulados humanistas, Baudrillard en “Lo orbital y lo extraorbital” nos plantea que el hombre con la colocación en órbita de artefactos, primero, y tripulación humana después, ha entrado conceptualmente en “órbita” acelerando su carrera y teniendo como objetivo lo orbital, en este sentido, ha perdido el sentido de lo trascendente segado por la inmediatez de lo material de sus logros y la manipulación lograda de la materia.

Internet y la democracia (Ingenieriles)

Por otra parte y en otro sentido, Nicholas Negroponte en una nota publicada en Clarín (10/12/97) sobre el futuro  presenta algunas visiones simplistas de la situación mundial frente a Internet, que creemos interesante y metafórico incluirlas en este punto. Sin dudar del peso que tiene la palabra de Negroponte desatacamos que la publicación mencionada tiene importantes negocios en el área informática y de TV digital.

Transcribimos algunos fragmentos sobre definiciones más o menos acabadas: “Por ejemplo, lo más sorprendente de Internet es que nadie la maneja. Todos lo saben pero nadie quiere creerlo realmente... Internet un sistema confiable compuesto por partes imperfectas con conexiones flexibles que funcionan porque nadie las controla- altera todas nuestras ideas  centralistas y la jerarquía desaparece con el ejemplo..."

Una visión liberal del mundo nivela aún más la descentralización y llega a la conclusión de que grandes organizaciones como el estado Nación, están condenadas a desaparecer. Esto es verdad sólo a medias. La compararía con las arquitecturas populares, donde las fuerza locales y globales promueven al mismo tiempo el individualismo y la armonía...

“Lo que hace Internet es meternos a todos en un cuerpo legal que manejamos muy mal: el derecho internacional....”

Negroponte propone un futuro armónico e individual sin más gobierno que el de las fuerzas naturales de la Internet.

Si nos remitimos a la realidad de nuestro país (y el mundo ,ver inforricos ,infopobres, cap1. 2) vemos que potencialmente en la actualidad solamente una parte pequeña de la población tiene recursos como para ser usuario. Nos preguntamos entonces, ¿Debemos entender democracia ateniense? ¿El ciudadano digital, es como en la Antigua Grecia, con igualdad de derechos entre los iguales, pero sustentado sobre una masa esclava?

Tanto como para contraponer a las ideas de Internet como solución, incluimos algunas reflexiones de la colega Rocío Jiménez Ramón de la Universidad La Laguna, Tenerife, que amplía el concepto de cyber espacio:

"El concepto de confidencialidad de la información abarca las múltiples formas de obtención, utilización y distribución de datos acerca de personas particulares en el ciberespacio. En la vida real, un paseo informal por las calles de una ciudad o por las galerías de un supermercado constituye generalmente un asunto económico, a diferencia de lo que ocurre cuando se navega por la World Wide Web. Como reza una verdad de Perogrullo en línea: cuando se navega por la red, la red le navega a uno. Con los programas adecuados, desde un servidor de Internet a menudo se puede identificar el nombre, la dirección electrónica y la ubicación geográfica de la mayoría de usuarios que recalan en una página, así como información sobre otras páginas visitadas recientemente o el modelo de ordenador utilizado. Mientras tanto, muchos creadores de sitios de la web utilizan  también etiquetas informáticas denominadas cookies (galletas), que permiten la compilación detallada de registros sobre los intereses individuales de cada visitante, basándose en el tipo de páginas que visitan o en la clase de productos que adquieren al recorrer una página comercial.

El mismo maravilloso sistema que lleva información a su hogar puede recopilar información sobre usted. La red de comunicación interconectada que ha nacido a partir de Internet también puede ser utilizada como mecanismo de vigilancia: cámaras de televisión en las calles, recopilación de información automática sobre el comportamiento de los navegantes de la web. En los años 90, todo el mundo se está rodeando de sensores. Los sistemas de las autopistas inteligentes dotan a los vehículos de microprocesadores de identificación exclusiva para el pago automático del peaje. Cuando se utiliza una tarjeta de descuento  en un supermercado, ese código de barras que emplea el dependiente de la tienda graba información sobre su persona: cuánto licor, pañales o revistas ha comprado. Los códigos de barras, los sensores y las cámaras todavía no han sido incorporados a Internet y la protección de la intimidad no ha sido introducida en la tecnología, pero si fracasa la acción legislativa, puede que, en los próximos años, la infraestructura de la sociedad perfectamente vigilada encaje por fin. Aunque la vigilancia del estado es el mayor temor, no es el único. Nuestros ciudadanos tienen acceso a una enorme cantidad de información privada sobre nosotros mismos. Todo lo señalado nos conduce a una sencilla conclusión: a medida que crece el ciberespacio, millones de personas en todo el mundo se afanan  por redefinir lo que significa la intimidad en la era de la Información."

Apuestas presentadas en el año 2000: Kurzweil Vs Wolton

Inteligencia Artificial

Para cerrar provisoriamente la inclusión de material incorporamos dos textos de publicación reciente. Uno de Ray Kurzweil, “La era de las máquinas espirituales” Ed. Planeta. Barcelona 1999. Reimpresión Argentina Marzo de 2000 que ubicamos en la tradición ingenieril y que propone un reduccionismo de todo a la tecnología: la evolución, la comunicación y los rasgos distintivos del hombre. Es un libro de divulgación científica de corte popular. Y por otra parte un texto de Dominique Wolton “Internet ¿y después?” de la colección “El mamífero parlante” de Ed. Gedisa. Barcelona 2000. Wolton es director de investigaciones del Centre National de Recherche Scientifique, donde dirige el proyecto “Comunicación y política” y la revista Hermès.

Ray Kurzweil es autor de “La era de las máquinas espirituales” que ganó el premio de la Asociación Norteamericana de Editores al libro más destacado de informática en 1990. En 1994 se le otorgó el Premio Dickson, máximo galardón de la fundación Carnegie Mellon. En 1988, el Massachussets Institute o Techonology (MIT) lo nombró Inventor del Año. Ha recibido nueve doctorados honoris causa de distintas Universidades Norteamericanas y condecoraciones de dos presidentes de los Estados Unidos.

En su libro “La era de las máquinas espirituales” publicado en castellano en 1999 por Ed. Planeta realiza una serie de predicciones sobre el alcance del avance tecnológico, en base a los datos del crecimiento exponencial de la informática, la nanoingeniería y otras tecnociencias.

Predicciones sobre los ordenadores

2009. Los ordenadores podrán ejecutar un billón de cálculos por segundo. Por su tamaño podrán estar integrados a la ropa o a accesorios como joyas. La interacción de humanos y personalidades virtuales será común. Los teléfonos podrán traducir simultáneamente.

2019. Un ordenador de u$s 1000.- se equipara con el cerebro humano, son pequeñísimos y se pueden incorporar donde se quiera. La mayor parte de la interacción con la informática se realizará con gestos y con leguaje natural, oral, bidireccional. Ambientes visuales, auditivos y táctiles realistas y omniabarcantes, permitirán hacer prácticamente cualquier cosa independiente de su proximidad física. La gente se relacionará con personalidades automatizadas, compañeros, profesores, amantes.

2029. Un ordenador de u$s 1000.- tiene la capacidad de calculo de aproximadamente 1000 cerebros humanos. Implantes a las vías neuronales del cerebro amplían la percepción, interpretación visual y auditiva, la memoria y el razonamiento. Las máquinas afirmarán que son conscientes, y se aceptará en forma generalizada. Los seres humanos que no recurran a estos implantes son incapaces de dialogar con los que se valen de ellos.

Toda esta descripción de avances tecnológicos nos señalan que en los próximos treinta años, los cambios y el impacto tecnológico pueden ser de tal magnitud que un hombre que no sea “implantado” (componentes de tecnología en su cuerpo) no se podrá comunicar con los implantados.

En reiterados puntos del texto encontramos señales de que este nuevo paso de la ciencia es un cambio de cultura. En este sentido, el autor va resemantizando palabras que tienen un sentido histórico, validos para entender el desarrollo de la humanidad hasta ahora. A partir de este momento lo que cambia es la propia concepción de hombre que desde occidente se hizo de Grecia.

“Una vez que su evolución (evolución de las formas de vida) se ha puesto en marcha la evolución tecnológica es entonces la continuación, por otros medios, de la evolución que a ella dio lugar.” Koyré pp335

“Si para un organismo la capacidad para mantener los estados internos y responder de manera inteligente a su medio es una ayuda, también lo espera la tecnología. Una vez aparecida la computación, estamos en la última fase de la evolución exponencial de la tecnología en ese planeta. (...) Así, pues, la tecnología computacional superó inevitablemente y rápidamente a la especie que la inventó. (...) El inevitable paso siguiente es una fusión de la especie que inventa la tecnología y la tecnología computacional cuya creación ella misma inicia. (...) Todo tipo de problemas prácticos y éticos retrasan el proceso, pero no se pueden detenerlo. La ley de la aceleración de los resultados. Predice una fusión completa de la especie con la tecnología que originalmente creó.” Pp 336.

“Dado el surgimiento de la tecnología inteligente, los nanobots son inevitables. Y también lo son los nanobots autorreplicantes, puesto que la autorreplica constituye una manera eficiente, y finalmente necesaria de manufacturar este tipo de tecnología.” Pp 337.

 

El temor al monstruo y su posible reproducción dado en Samuel Butler en Erewhon (1872) pág. 185 Bruce Mazlish “No hay seguridad contra el desarrollo ulterior de la conciencia de las máquinas, en el hecho de que las máquinas posean hoy poca conciencia. Un molusco no tiene mucha. Reflexionemos sobre el extraordinario avance que las máquinas han realizado en los últimos siglos, y notemos cuánta lentitud están avanzando los reinos animal y vegetal. Las máquinas de más elevada organización son criaturas no tanto del ayer como de los últimos cinco minutos, por así decirlo, en comparación con el tiempo pasado. (...) que representan en la ficción este fenómeno hoy son superados una vez más por la realidad o el pronóstico científico. Quedan por resolver algunas cuestiones de esta presentación, animista de la evolución tecnológica",retoma Mazlish en La cuarta discontinuidad.

¿Quién es este Dr. Frankenstein? ¿Quién es el que está atrás de esta evolución como causa eficiente?, ¿es el MIT? ¿es Microsoft? (solo por tomar instituciones mencionadas) ¿Quién diseña las líneas de investigación para llegar a estos desarrollos?

Para lograr que la inteligencia artificial se materializarse en cuerpos y pueda a su vez replicarse, debe necesariamente existir un equipo de humanos de alto nivel científico en el proceso previo ¿quiénes son? Con el dinero proveniente ¿de dónde? Se realizan estas investigaciones. ¿Cuál es el argumento ético que se pueda colocar para justificar que “esto es por y para el bien de la humanidad en la etapa de evolución de los robots” para utilizar una cita textua de Kurzweil: “como ya he señalado, había en la práctica otras especies y sub especies humanoides capaces de innovación, pero el nicho parece que sólo ha tolerado la supervivencia de un competidor. Pero en el siglo XXI tendremos la compañía de nuestras máquinas, que se nos unirán en este nicho exclusivo”.

Ahora la inteligencia humana está diseñando máquinas inteligentes a mucha mayor velocidad, sin embargo se dará otro ejemplo cuando nuestra tecnología inteligente será capaz de crear por sí misma tecnología aún más inteligente que ella.

“Algunas especies y subespacios de humanidades iniciaron la creación de la tecnología. La más inteligentes y agresiva de estas sub especies fue la única que sobrevivió. Esto estableció un patrón que se repetiría a lo largo de la historia humana, según el cual los grupos e tecnología más avanzada terminan dominando. Puede que esta tendencia no sea un buen augurio para el momento en que las máquinas inteligentes nos superen en inteligencia y sofisticación tecnológica en el siglo XXI. ¿Cuáles fueron los principales problemas políticos y filosóficos del siglo XX? Una era el ideológico: el desafío de los sistemas totalitarios de derecha y de izquierda (fascismo y comunismo) que fueron derrotados ampliamente por el capitalismo y la democracia.(...)

Otro fue el surgimiento de la tecnología que empezó a hacerse sentir en el siglo XIX y llegó a convertirse en una fuerza sustancial. Pero el problema de “que constituye un ser humano” no es todavía problema primordial (salvo en lo que afecta al debate sobre el aborto). Aunque el siglo XIX fue testigo de la constitución de los debates anteriores hasta incluir a todos los miembros de la especie en calidad de sujetos dignos de determinados derechos”. Kurzweil, pp 425 /426.

 

En un apéndice el autor desarrolla un glosario, donde no encontramos el concepto de ética (citado en el epílogo Pág. 336). Si encontramos términos que merecen su atención sobretodo por la traspolación que se hace de los conceptos, válidos para atributos y sensaciones humanos, a objetos tecnológicos. Estos son: conciencia, inteligencia artificial, realidad virtual, interfaz táctil, libre albedrío, media táctil virtual, persona simulada, problema mente cuerpo, programación genética, red neuronal, sexo virtual, virtualismo táctil, mosh, nano ingeniería.

Sintetizando la postura de Kurzweil, parte de la teoría del tiempo y del caos.

“La evolución necesitó miles de millones de años para diseñar las primeras células, luego ocurrieron acontecimientos destacados en sólo centenares de millones de años, lo que indica una clara aceleración del tiempo...” con el surgimiento de los primates, el progreso comenzó a medirse en decenas de millares de años...” El homo sapiens no era distinto a otros primates (98,6 del ADN es el mismo que el del gorila) la historia de la evolución se centra en una variante evolutiva auspiciada por el hombre, la tecnología.

(...)Esto establecía un patrón que se repetirá a lo largo de la historia humana, según el cual los grupos de tecnología más avanzada terminarán dominando.

(...)Puede que esta tendencia no sea un buen augurio para el momento en que las máquinas inteligentes nos superen en inteligencia y satisfacción tecnológica en el siglo XXI.

(....)El surgimiento a principios del S. XXI de una nueva forma de inteligencia en la tierra que compita con la inteligencia humana y finalmente la supere significativamente, será un acontecimiento más importante que cualquiera de los que han dado forma a la historia humana. No será menos importante que la creación de la inteligencia que la creó, y tendrá profundas implicaciones en todos los aspectos del quehacer humano, incluso en la naturaleza del trabajo el aprendizaje humano, el gobierno, la guerra, las artes y el concepto de nosotros mismos."

Está explicando a lo largo de toda la obra: los grupos de tecnología avanzada han dominado siempre. Las máquinas inteligentes y más sofisticados que los hombres, dominarán. Los hombres se inyectarán tecnología de máquinas para expandir su capacidad y su poder.

Cambiará el concepto de todo, especialmente de hombre. Se mezclarán con la tecnología delegarán el trabajo y las decisiones a las máquinas. En tal sentido creemos importante detenernos en un par de ideas sobre la sexualidad humana, y su institucionalización social como un rasgo distintivo de los humanos. El advenimiento de la sexualidad virtual no nos resuelve la idea de procreación, ni de familia, ni de género. Transcribimos algunas ideas de Kurzweil:

“la realidad virtual con uso de una interfaz externa visual, auditiva, táctil no es la única tecnología que transformará la naturaleza de la sexualidad en el siglo XXI. Los robots sexuales –sexbots- se harán populares a comienzos de la tercera década del nuevo siglo. Hoy la idea de tener relaciones íntimas con un robot o una muñeca no es en general atractiva porque los robots y las muñecas son, digamos, completamente inanimados. Pero eso cambiará cuando los robots adquieran la flexibilidad, la inteligencia, la adaptabilidad y la pasión de sus creadores humanos. (...) No habrá restricciones corporales, puesto que tanto nosotros como nuestros compañeros podremos adoptar cualquier forma física virtual. Serán posibles muchos tipos nuevos de experiencias: un hombre puede experimentar qué es ser mujer y viceversa. En realidad no hay ninguna razón para no ser ambas cosas al mismo tiempo y convertir nuestras fantasías solitarias en realidad, o al menos en realidad virtual.” Kurweil, pp 209 /210.

 

Wolton : La tecnología ,es sólo tecnología, La comunicación se da entre los humanos, y las políticas las producen las sociedades.


En otra perspectiva Dominique Wolton en su libro “Internet ¿y después qué?” Desarrolla una teoría crítica a los nuevos medios de comunicación. Transcribimos algunas ideas fundamentales.

“Mi respuesta en este libro es sencilla. Las nuevas tecnologías de comunicación constituyen, efectivamente, una innovación tecnológica; de todas maneras, como la posición de la comunicación en una sociedad no depende sólo de la tecnología sino también de las dimensiones culturales y sociales, es preciso efectuar la evaluación teniendo en cuenta este conjunto de tres características. Una mutación cultural y social de la comunicación aportará quizás mañana otra significación a las nuevas tecnologías, pero todo esto todavía es incierto. Las nuevas tecnologías no son, de momento, ni la condición, ni la vanguardia de la comunicación del mañana con relación al modelo de la sociedad individualista de masas.”

Diez puntos rápidos pueden resumir las principales conclusiones de este libro.

1) El objetivo de la comunicación no es tecnológico, sino que concierne a la comprensión de las relaciones entre los individuos (modelo cultural) y entre éstos y la sociedad (proyecto social).

2) Hay que apartar la ideología tecnológica que reduce la comunicación a la tecnología y que construye una falsa jerarquía entre nuevos y antiguos medios de comunicación.

3) Desarrollar los conocimientos para relativizar la ideología tecnológica.

4) Los medios de comunicación generalistas y las nuevas tecnologías son complementarios desde el punto de vista de una teoría de la comunicación, ya que refleja el mismo modelo, el de la sociedad individualista de masas.

5) Es preciso recordar sin cesar la importancia de una oferta de calidad por parte de los medios de comunicación generalistas. El progreso no se sitúa exclusivamente al lado de la lógica de la demanda que se realiza en las nuevas tecnologías.

6) No hay racionalidad común a las tres lógicas del emisor, del mensaje y el receptor.

7) La comunicación a distancia  no sustituirá la comunicación humana directora.

8) Es aconsejable inscribir lo antes posible las novedades tecnológicas de comunicación en la larga historia de las tecnologías.

9) Es preciso desconfiar de la “multiconexión”.

10) Si la comunidad internacional es una realidad en constante construcción, la mundialización de la comunicación no sabrá ser un símbolo. Wolton. Pp 205/219.

.Desde los medios :Opiniones de actores destacados del ámbito del poder, la educación y la ciencia.

Toffler:el fin de la Revolución Digital, Comienza la Revolución Biotecnológica.

En otro plano de los discursos, los que se desarrollan en los medios de comunicación, seleccionamos algunas opiniones sobre el impacto de Internet en la educación. En una entrevista a Alvin Toffler publicada en el diario La Nación, Cultura del 2 de julio de 2000 destacamos lo siguiente:

Título: “La escuela no prepara la nueva economía” Según el futurólogo, no sólo los maestros deben enseñar; propone invertir en Internet para aplicarla a la ciencia.

“Alvin Toffler, el hombre que logró predecir algunas de las principales características del fin del siglo XX y del comienzo del XXI, ahora advierte que varias instituciones básicas de la sociedad han sido superadas por la realidad, al tiempo que pronostica el fin de la revolución digital y anuncia la era de la revolución biotecnológica.

“- ¿Cómo deberá ser el sistema educativo del futuro?

- La escuela debe dejar de simular la fábrica para simular el futuro. Hay que aprender para el mañana y pensar en la educación más allá de la escuela.

“- Usted dio a entender que la prosperidad de EE.UU. está relacionada con haber comprendido a tiempo la tercera ola.

- son varios factores. Lo que sucede es que EE.UU. comenzó a moverse en esa dirección en los años 50. a diferencia de Europa, que hoy no tiene ninguna empresa líder en computación y sus índices de desocupación duplican o triplican los EE.UU. Pero la tercera ola no es una revolución económica, sino también social, y cultural.

Por las dudas, lanza su última advertencia: “El desarrollo no será continuo. Habrá avances y retrocesos. Imagínese que el paso a la segunda ola, a la Revolución Industrial, generó guerras y revoluciones. Y la tercera ola no es un cambio económico, es el surgimiento de una nueva civilización.

Una información publicada por el diario La Nación en el suplemento de cultura del 4 de junio de 2000, Pág. 16 con título: “Invierten para no temer a la tecnología”. Transcribimos: “Berlin (AP).- El presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, anunció un subsidio federal de 128 millones de dólares para capacitar en computación a los docentes norteamericanos, aduciendo que la mayoría de ellos se siente mal preparada para usar computadoras en clase. “Los maestros deben estar tan cómodos con una computadora como lo están con un pizarrón tradicional”, dijo Clinton.

Por otra parte, en la versión local, en una entrevista publicada en el diario “La Nación” del domingo 23 de julio de 2000 (pág. 4 / Sección 7) Enfoques, titulado: “Mi padre es uno de los hombres mejor ligados con la tecnología” realizada a Fernando de la Rúa (h). En referencia al portal Educ.ar, citamos textualmente: “Aíto de la Rúa dice que, aunque lo aplicado por Bill Clinton en el sistema educativo norteamericano no fue usado como modelo en el nivel local, “siempre miramos lo que pasa en los Estados Unidos y en el mundo”. No obstante, una de las gurúes norteamericanas en materia tecnológica, muy próxima a Clinton, Esther Dyson, mantiene un vínculo estrecho con  Martín Varsavsky. (...) - ¿Cuál es su rol concreto en el gobierno nacional? Piensa un instante. – Mi rol... cambian tanto las cosas cuando te toca ser el hijo del Presidente... tus planes se van modificando. La iniciación de este proyecto cambió mi vida diaria porque le dedicó las dos terceras partes de mi tiempo. Me gustaría seguir colaborando con el portal educativo ya que fui quien presentó a Martín. Si ser hijo del Presidente sirve para hacer cosas por la gente, eso me hace sentir bien.”

En la nota publicada el 16 de julio de 2000, titulada: “La reinvención de la escuela. Tendencia: la educación publica, asediada por las nuevas tecnologías.” En su bajada encontraremos una “editorialización” que luego no se manifiesta en el desarrollo que dice: “El arrollador avance de la sociedad del conocimiento, con Internet como punta de lanza, pone en juego la hegemonía escolar”. Seleccionamos la opinión de algunos investigadores docentes de reconocida trayectoria en el campo:

  • Marta Mena: “Desde siempre, la educación a distancia fue considerada una modalidad educativa propia de personas adultas. Las escasas experiencias de programas a distancia destinados a niños no solo tenían y tienen su origen en necesidades extremas de enseñanza-aprendizaje, sino que en su estructura y desarrollo se parte de la base de que constituyen una excepción que debe ser complementada con algún tipo de socialización. “Creo que en estos momentos en que podemos disfrutar de una interesante variedad de oportunidades educativas y fuentes de información no repetir viejos errores de enfrentamiento reflotando la teoría del reemplazo de la escuela, sino levantar la idea de la integración donde convivan una institución renovada en consonancia con los tiempos y múltiples ofertas provenientes de distintos campos y con variadas estrategias y soportes tecnológicos”, advierte Marta Mena.”
  • Daniel Filmus, director de FLASCO y futuro secretario de Educación del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “No creo que la principal desigualdad respecto de la educación del futuro se genere entre quienes concurren a los colegios públicos y quienes acceden a los medios electrónicos. Estos medios no son utilizables con autonomía sin haber transitado previamente por los aprendizajes que desarrolla la escuela” dice Filmus.

“Para Filmus, el gran desafío para generar una verdadera igualdad de posibilidades educativas consiste en crear las condiciones para que quienes provienen de peores puntos de partida vean compensada esa desventaja accediendo a escuelas con la mejor calidad posible y con docentes que tengan condiciones de capacitación y trabajo, dignas y profesionales.

  • Mario Bunge también presenta su visión con respecto a la inclusión de Internet: “El conocimiento no está en la Red, sino en los cerebros activos de las personas, que nunca podrán prescindir de maestros que los lleven de la mano, los guíen y los orienten en la ancestral aventura del conocimiento”, retruca Mario Bunge. Fiel a su estilo provocador y punzante, el científico argentino radicado en Canadá dice que Internet es una moda, que Bill Clinton “no tiene ni idea” cuando habla de llenar las escuelas de computadoras para solucionar el tema de la educación, y que pasar muchas horas frente a la pantalla no es garantía de nada, porque lo que allí se puede encontrar es muy útil y, a la vez, muy limitado. “La información que aparece en Internet es la última, como si todo hubiera sido inventado ayer. No hay antecedentes, no hay una tradición en la web”, dice Bunge. Lo que no se puede negar es que las nuevas tecnologías educativas empiezan a introducir un cambio de paradigma respecto de los modelos tradicionales de una formación que estuvo, hasta el presente, limitada en espacio y en tiempo.”

Conclusión

En una apretada síntesis podemos reconocer que en el desarrollo de la humanidad la utilización de artefactos ha sido una constante.

En la historia de occidente la relación de la Ciencia y la Técnica va variando: en la antigüedad clásica es lejana, con Galileo se funda la ciencia moderna dónde se incluye precisión en los instrumentos de medición y cálculo.

En los últimos años del siglo xx vemos como se consolidan y se hacen realidad cuestiones que en el fin del siglo XIX se presentaban como temores manifestados en la narrativa novelística. Las promesas del alcance del desarrollo de la inteligencia artificial superaron a lo imaginado en las ficciones. La manipulación genética, la biotecnología, la nanotecnología podrán cambiar la vida humana como la conocemos. La inclusión de la realidad virtual en los distintos campos de la vida cotidiana, incluyendo actividades como la vida sexual, se opone a la idea de la sexualidad como la consumación del amor, con el fin de la procreación. El conocimiento del genoma humano hace posible la programación genética de la especie con fines de reproducción social controlada, parecen dejar como propuestas ingenuas a los horrores de la ideología de “la raza superior”, desarrollada en la segunda guerra mundial. En tal sentido creo que también es tiempo de analizar algunas afirmaciones tales como, “la tecnología es neutra y se la puede usar para el bien o para el mal.” Esta afirmación sólo señala la aplicación a cosas en el marco de la ética sin alcanzar a la intencionalidad de la creación tecnológica. Esta intencionalidad está sustentada en un conjunto de normas, costumbres y pensamientos que definen al pueblo creador.

En nuestra línea de pensamiento seguimos a Dominique Wolton, en el sentido que la tecnología es una parte subordinada a las decisiones políticas: “Mi respuesta en este libro es sencilla. Las nuevas tecnologías de comunicación constituyen, efectivamente, una innovación tecnológica; de todas maneras, como la posición de la comunicación en una sociedad no depende sólo de la tecnología sino también de las dimensiones culturales y sociales, es preciso efectuar la evaluación teniendo en cuenta este conjunto de tres características. Una mutación cultural y social de la comunicación aportará quizás mañana otra significación a las nuevas tecnologías, pero todo esto todavía es incierto. Las nuevas tecnologías no son, de momento, ni la condición, ni la vanguardia de la comunicación del mañana con relación al modelo de la sociedad individualista e masas.”; En oposición a la postura de Kurzweil, quien sostiene que el desarrollo de la inteligencia artificial llevará a la dominación de las máquinas inexorablemente: “Esto establecía un patrón que se repetirá a lo largo de la historia humana, según el cual los grupos de tecnología más avanzada terminarán dominando.

(...)Puede que esta tendencia no sea un buen augurio para el momento en que las máquinas inteligentes nos superen en inteligencia y satisfacción tecnológica en el siglo XXI.

(...)El surgimiento a principios del S. XXI de una nueva forma de inteligencia en la tierra que compita con la inteligencia humana y finalmente la supere significativamente, será un acontecimiento más importante que cualquiera de los que han dado forma a la historia humana. No será menos importante que la creación de la inteligencia que la creó, y tendrá profundas implicaciones en todos los aspectos del quehacer humano, incluso en la naturaleza del trabajo el aprendizaje humano, el gobierno, la guerra, las artes y el concepto de nosotros mismos.”

 


Bibliografía

 (1)  Eliseo Verón “Entre la epistemología y la comunicación”, Cuadernos de Información y Comunicación Nº4Alexandré Koyré “Pensar la ciencia” Ed. Paydós Barcelona 1994,

Paul Virilio, en “El arte del motor” Ed. Manatial, Bs. As. 1996,

Bruce Mazlish, en “La cuarta discontinuidad” en Tecnología y cultura,

Kranzberg y Davenport (comp.) Ed. G. Gili. Barcelona 1978,

J. Baudrillard “Lo orbital y lo exorbital” en Rev. Vuelta nro. 10. México 1987,

Carl Mitchan “Los modos de ser con la tecnología” en Rev. Anthopos nro. 94-95, Madrid 1989 y “Para comprender ciencia, tecnología y sociedad” de Alonso, Ayestarán y Ursúa, Ed. El Verbo Divino, Navarra 1996, y

Luis Baggiolini “Aportes para pensar una Historia de las tecnologías de la comunicación” en anuario 1995, nro 1, Dto. Cs. de la Comunicación, Universidad Nacional de Rosario, Rosario 1995.

Ray Kurzweil, “La era de las máquinas espirituales” 1999 por Ed. Planeta.

Dominique Wolton “Internet ¿y después?” de la colección “El mamífero parlante” de Ed. Gedisa. Barcelona 2000.

Rocío Jiménez Ramón de la Universidad La Laguna, Tenerife

             

 
2